Psicoterapia para el camino

La psicoterapia de cada terapeuta y de cada quien, sí, pero con supervisión

En general, los psicoterapeutas son más heterodoxos que ortodoxos. Esto resulta de un sujeto psicoterapéutico que posee, a la par del sujeto de la psicoterapia, una experiencia subjetiva cambiante diario que no se puede negar.

La experiencia del psicoterapeuta en su carácter de “curador”, se va modificando con la experiencia. La intersubjetividad peculiar que se da en el consultorio, es diferente en cada par que hora con hora se reúne. No puede decirse que el profesionista será siempre el mismo; hay una diferencia, incluso de una sesión a otra con la misma persona.

Esta inestabilidad solamente puede ser puesta al servicio del paciente o cliente, si se hace consciente y se reconoce que no hay tal ortodoxia psicoterapéutica; y que se trabaja en una situación cambiante que, solamente conocimientos y experiencia, pueden poner en orden suficiente como para que el pensamiento del paciente opere en su propio beneficio y acceda a su estructura de personalidad para modificarla.

La alianza terapéutica es un elemento clave en el resultado del trabajo del psicólogo clínico (Horvath, A. O., Del Re, A. C., Flückiger, C., & Symonds, D. 2011). Esta forma de establecer la relación cooperativa y beneficiosa entre dos personas – un contrato – . Sin duda alguna, un psicoterapeuta bien entrenado, es capaz de establecer una buena alianza terapéutica y debe preocuparse por ello desde la primera sesión. Hilsenroth, Kivlighan, y Slavin-Mulford (2015), han establecido para la psicoterapia psicoanalítica, que el cumplimiento de ciertos parámetros en la formación de la alianza, produce mejores resultados.

Entonces, la alianza es precisamente lo que proporciona tal estabilidad en el plano intersubjetivo; es lo que regula que las intervenciones del psicoterapeuta partan de un fundamento. ¿Para qué estamos aquí reunidos? Es lo que debe repreguntarse en el momento de la consulta el terapeuta, y recordar los elementos que han caracterizado la alianza.

¿Cómo podemos lograr mejores alianzas terapéuticas? Con supervisión y poniendo a la alianza como uno de sus objetivos torales. Es decir, un terapeuta le debe preguntar a su supervisor si está estableciendo de manera adecuada, su alianza terapéutica con el paciente en cuestión.

Tener otra perspectiva del paciente a través de la supervisión, permite comprender mejor al paciente. En cualquier caso, tener una mirada diferente ayuda a discriminar los sentimientos que produce el paciente en función de la historia personal del terapeuta.

 

 

  1. Horvath, A. O., Del Re, A. C., Flückiger, C., & Symonds, D. (2011). Alliance in individual
  2. psychotherapy. In J. C. Norcross (Ed.), Psychotherapy relationships that work: Evidence-based
  3. responsiveness (2nd ed., pp. 25– 69). New York, NY: Oxford University Press. doi:10.1093/
  4. acprof:oso/9780199737208.003.0002
  5. Hilsenroth, Mark J.; Kivlighan Jr., Dennis M.; Slavin-Mulford, Jenelle. /2015). Structured supervision
  6. of graduate clinicians in psychodynamic psychotherapy: Alliance and technique. Journal of
  7. Counseling Psychology, Vol 62(2), Apr 2015, 173-183. http://dx.doi.org/10.1037/cou0000058

Deja un comentario