9 formas de saber si tu pareja es dependiente

Tener una pareja que es dependiente puede hacerte sentir muy útil, pero quien sabe si serás feliz viviendo para que el otro se sienta bien y seguro como si fuera un niño de tres años. Incapaces de tener una vida para la independencia e interdependencia con otro, estas personas pareciera que se niegan a crecer. A continuación una serie de rasgos que le caracterizan.

  1. Quiere dejar a la familia de origen pero a la vez tiene pavor por hacerlo. Puede ser que diga que quiere no ser tan apegado a su familia, pero en realidad no lo hace.
  2. Dificultad para tomar decisiones cotidianas sin un monto excesivo de consejo o reaseguramiento en otros. Sin la opinión de su pareja, no se en acción y se corre el riesgo de que la culpe si algo sale mal. Incluso, ante cualquier frustración, le proyecta el enojo irracional consigo mismo.
  3. Dificultad para expresar desacuerdo con otros debido al temor a perder apoyo o aprobación. Siempre está pendiente de que la pareja “no se enoje” y reacciona compulsivamente para complacerla, no por culpa, sino por miedo a la pérdida de la relación.
  4. Incapacidad para iniciar proyectos o hacer cosas por sí mismo, debido a falta de confianza propia o en sus habilidades, más que falta de motivación o energía. Siempre se queda en la idea y le molesta que la pareja “no le ayude” a realizar sus proyectos.
  5. Hacer demasiado por obtener el cuidado o apoyo de otros hasta el punto de hacer cosas que no son placenteras. Tiende a ser muy complaciente y vive constantemente asegurándose si está haciendo bien con preguntas constantes.
  6. Sentimiento de displacer o impotencia cuando se está solo debido a miedos exagerados debido de no poderse cuidar a sí mismo. Puede tener tendencia a rituales obsesivos de reaseguramiento, lo cual implica un gran desperdicio de energía.
  7. Búsqueda urgente de otra relación como fuente de cuidado y apoyo cuando la anterior termina. No “sabe” estar sólo. Es una preocupación irreal, con miedo de ser dejado a cuidarse por sus propios medios.
  8. La inmovilidad y falta de motivación caracterizan a la persona dependiente que ha sido sobreprotegida, espera que otro resuelva sus problemas y esto implica una persistente conducta dependiente o a la inversa, sobreprotectora.
  9. Tiene tendencia a identificarse en todo con la pareja y carece de proyectos independientes. Deja que el otro o la otra decidan siempre eventos, lugares, gustos.

 

La persona independiente tiene amor por sí misma y se siente dueña de su propio destino. No posee celos por no ser atendido por las personas queridas y es racional, no impulsivo para percibir las injusticias. La dependencia está más ligada al principio del placer y la independencia al principio de realidad. Sin embargo, una persona independiente ha de sentir placer al percibir sus logros.

La independencia también tiene que ver con la capacidad de discriminar entre el ser y el tener, con la elección de lo primero como característico de alguien independiente. La educación es un componente importante al que la libido inviste de forma creativa para concebir como un logro mayor llegar a ser mejor y no obtener mayores bienes materiales. La creatividad para ser una persona integrada en todas las áreas vitales en las que se puede distribuir la energía libidinal se opone a la dependencia y se asocia a la independencia.

Con la independencia, pueden formarse parejas interdependientes. La interdependencia es relativa, dada la vida en sociedad y el hecho de que cualquiera tiende a depender o ayudar a un dependiente de forma sana. Además, existe en el ser humano una capacidad innata, instintiva, instalada en el ello, para generar amistad, sentido de la cooperación y ser gregario y que tiene al altruismo como especial manifestación intersubjetiva que tiende a la acción hacia la interdependencia. Tener mente abierta ante los estímulos del exterior, ante nuevas vivencias y relaciones implica que se puede reconocer la propia capacidad de ser interdependiente. De ahí que la total independencia es un mito.

Cuando se inicia o se quiere continuar una relación de pareja, cabe pensar en la forma en que se desarrollará un espíritu cooperativo que muestre interdependencia y no una relación entre un dependiente y una codependiente.

 

Deja un comentario

Llamar ahora