Aceptación de la Adicción

De: Andrés Tovilla Sáenz
0 Comentar

Porque la Sabiduría es para los hombres un tesoro inagotable; los que la adquieren se hacen amigos de Dios, debido a los frutos de su educación. (Libro de la Sabiduría: 7, 14).

Nuestro primer problema es aceptar nuestras circunstancias actuales, tales como son, a nosotros mismos, tales como somos y a la gente de nuestro alrededor, tal como es (Tal como lo ve Bill, AA, 1967). 

Cuando examinamos nuestra impotencia, nos hacemos algunas preguntas sencillas. ¿Puedo controlar de alguna forma mi consumo de drogas? ¿Qué cosas han pasado como consecuencia de mi consumo que no quería que pasaran?… ¿Creo de corazón que soy adicto o adicta? (Sólo por Hoy. Narcóticos Anónimos, 1995: 234)

La recuperación de la adicción es un constructo clave que impulsa la transformación subjetiva con un enfoque sustentado en la esperanza frente al estigma, la autodeterminación y una vida significativa.  Normalmente, se pretende que este proceso inicie con la abstinencia, aunque podría ser aceptable que al menos se lograra la reducción del daño (Bartram, 2020).

Gorski y Miller (1986), han señalado tres tareas que tiene ante sí el adicto en su proceso de rehabilitación:

  • Reconocer que tienen una enfermedad debilitante, que amenaza su vida y que está asociada con una conducta autodestructiva, como consumir drogas. Debe reconocer que tiene una enfermedad que le dificulta mantener la sobriedad y vivir productivamente.
  • Mantener la abstinencia. Estos autores se refieren específicamente al abuso de sustancias que alteran el estado de ánimo, pero aquí cabe agregar la necesaria abstinencia de cualquier comportamiento autodestructivo o adictivo que tienda a sustituir dicho abuso.
  • Reconocer la necesidad de un programa diario de recuperación a fin de dar apoyo a la tarea de mantenerse limpio y sereno “un día a la vez”. 

También está ahí el deseo persistente de tener nuevas experiencias, sobre todo aquellas que puedan abatir las emociones intensas, incluso las que son agradables. Lograr una independencia emocional en la que haya procesamiento adecuado de lo que nos impacta psíquicamente en el diario vivir, es algo íntimamente relacionado con un proceso psicoterapéutico exitoso, como puede ser el caso en la recuperación de las adicciones. 

Hay situaciones que tenemos que aceptar en la vida. Algunas son dolorosas. Pero aceptación no implica duelo. Se puede aceptar también lo bueno, lo que viene y lo que nos favorece. Se acepta que ahora se vive en un cambio constante en todos los matices de la vida. Aceptación implica avanzar a una nueva etapa de la vida, con la ventaja adicional en el caso del proceso de cambio psicoterapéutico que se inicia un proceso de mejoría progresiva. 

Esta actitud tiene que pasar del nivel racional al de los sentimientos. Es decir, tiene que existir un sentimiento llamado “aceptación”.

Cuando se Acepta la pérdida, lo mismo se hace con la ganancia. Se cierra una puerta y se abren otras. Aceptar la autodestructividad tiene como objetivo arrestar al mal que uno se hace y estimular a la libido. 

La aceptación se encuentra con un espíritu dispuesto y alimenta a la sabiduría. Abre la puerta de la cárcel de la irracionalidad. Implica salir paulatinamente de una imagen distorsionada que se tiene de sí mismo y se tiende hacia un conocimiento pleno de su ser. 

 La aceptación es el antídoto contra la soberbia y la negación. Es una herramienta espiritual muy útil. A ello se agrega lo siguiente:

  • La envidia se aleja.
  • La felicidad permanece.
  • Mejora el humor.
  • Se tiene mayor creatividad.
  • Se encuentran nuevas soluciones para viejos problemas
  • No se odia, sino que se ama incondicionalmente.
  • La angustia y el vacío existencial cesan.

 

You may also like

Deja un comentario

Call Now ButtonLLÁMANOS